Taiwan

Taiwan es una isla situada en el sureste de China, ubicada en el Océano Pacífico, en el Mar del Sur de China, al oeste del estrecho de Taiwan, en la China oriental y en el archipielago de Japón. Su situación política y diplomática es muy compleja. Políticamente es un territorio autónomo, administrado por el Gobierno de la República de China desde finales de 1949 y la mayor parte del territorio pertenece a este país, pues no ha sido proclamado como país independiente, por lo que la isla es oficialmente una provincia de la República Popular de China. Por metonimia, el nombre de Taiwan, también se utiliza comúnmente para distinguir el sistema político de la República Popular de China. Territorialmente, Taiwan cuenta con cinco municipios especiales Kaohsiung, Taipei Nuevo, Taichung, Tainan y Taipei, que están bajo la autoridad del gobierno de Taiwan. A lo largo de su historia, la isla de Taiwán ha estado bajo el control de China y Japón, a raiz del Tratado de Shimonoseki (1895), como consecuencia de la primera guerra Chino-Japonesa. Bajo el control de Japòn, comienza el desarrollo importante de Taiwan, dotándose de una provisión de infraestructuras importantes. En el año 1945, tras la derrota de Japón en el final de la Segunda Guerra Mundial, la República de China volvió a recuperar el territorio de Taiwán de nuevo. En 1949, el Gobierno de la República controlada por Kuomintang se trasladó allí después de perder la guerra civil contra los comunistas chinos, convirtiendo a la isla en una fortaleza inexpugnable, el último vestigio del primer régimen chino republicano fundado por Sun Yat-sen. La República de China de Taiwán, se ha convertido en un país democrático tras décadas bajo un régimen autoritario. Una reforma agraria exitosa y un rápido y sostenido desarrollo económico durante la segunda mitad del siglo XX, han transformado Taiwán, conviertiéndolo en una de los llamados “tigres asiáticos”. En la actualidad es un país industrializado y desarrollado que disfruta de un nivel de vida equivalente al de Japón o la Unión Europea. Este auge económico se conoce como el “milagro de Taiwán”. Sus industrias de alta tecnología juegan un papel esencial en la economía global. Muchas de las principales empresas proveedoras de productos electrónicos en el mundo son taiwanesas, aunque en la mayoría de ellas las fábricas y la producción están ubicadas en China y otros países del sudeste asiático.
La isla de Taiwan, también es conocida como La Formosa, debido a la influencia de los primeros marineros portugueses que la “Ilha Formosa”, que traducido significa la isla hermosa.
Las huellas de ocupación humana en Taiwan son muy antiguas, pues se han encontrado restos humanos fechados con la prueba del Carbono 14, de hace más de 30.000 años. La comunidad científica le dió a estos restos el nombre de Zuozhen Humanos. Alrededor del año 4.000 antes de Cristo, los antepasados ​​de las poblaciones actuales llegan a Taiwán desde el sureste de China. En 1542, una expedición portuguesa cuyo destino era Japón descubre la isla, quedando sorprendidos por su exuberancia natural y belleza. La leyenda cuenta que cuando encontraron los inmensos acantilados que atravesaban el cielo, los marineros portugueses sólo pudieron exclamar ¡Ilha Formosa! (isla bonita), dando origen al nombre del territorio. Años más tarde, con la colonización holandesa de la isla, se fomentó la migración china, sobre todo con el fin de cultivar la tierra. Esta migración marcará el futuro de la isla, en particular a través del mestizaje de la población. Zheng Chenggong, más conocido en Occidente con el nombre de Koxinga, expulsó a los holandeses Taiwán en el año 1662 y continuó fomentando la migración china a la isla. Sin embargo, Zheng Chenggong, fiel a la dinastía Ming impulsada por el gobierno de China. Taiwán fue tomada por los manchúes Zheng (Dinastía Qing) en 1683. A principios del siglo XIX, Taiwan ya tiene más de dos millones de habitantes chinos. Durante la Guerra Franco-China, Francia bombardeó Formosa en 1885 y ofrece su control a Japón. En 1895, tras la derrota de Japón ante China, se firma el Tratado de Shinomoseki y Taiwan declarar su independencia en mayo de 1895 bajo el nombre de República de Taiwán. Su independiencia, no obstante sólo resiste unos meses, hasta octubre de 1895, cuando vuelve a caer en manos de Japón. A partir de entonces, la isla de Taiwan formará parte del imperio colonial japonés durante cincuenta años, en los que practican una política de asimilación. El 25 de octubre 1945, tras la derrota en la segunda guerra mundial, Japón cede Taiwan a la República de China, bajo la supervisión de los Estados Unidos, mediante la firma del Tratado de Paz de San Francisco en 1952.
La ciudad de Taipei es considerada como la capital administrativa. La bandera de Taiwan es la bandera de la República Popular de China. La República de China (Taiwán) administra la isla desde 1945. Su Constitución establece, sin embargo, es el único gobierno legítimo de China (Taiwán y China continental). Desde la década de 1990, Taiwan ya no reclama su soberanía sobre China. De hecho, Taiwán se comporta como un estado independiente, a pesar de que la independencia nunca fue oficialmente proclamada. Así Taiwan se considera la vigésimo tercera provincia de la República Popular China. Muchos países reconocen la reunificación política de Beijing, especialmente teniendo en cuenta su peso económico y la presión implacable con el objetivo de aislar a la democracia de Taiwán, por ejemplo, hasta la exclusión de la Organización Mundial de la Salud, que ha sido especialmente problemático durante la epidemia de SARS en el 2003. El 23 de julio 2007, Taiwán solicitó la adhesión a las Naciones Unidas como un estado independiente bajo el nombre de Taiwán y no bajo el nombre de República de China. La petición fue rechazada por la ONU. Taiwan mantiene relaciones diplomáticas con sólo 23 estados. Sin embargo, en la práctica, la mayoría de los países tienen relaciones diplomáticas informales, a través de las oficinas de representación de los consulados Taiwan por el mundo. Por su condición de provincia de la República de China, el idioma oficial es el mandarín, utilizando sinogramas tradicionales, a diferencia de la China continental que lo ha simplificado, creando una variedad respecto de la hablada en el continente y denominada Taiwan mandarín. Es el idioma de los descendientes de chinos continentales que huyeron de los comunistas en 1949. Los idiomas tradicionales de los aborígenes de la isla, que fueron reprimidos bajo el control de los holandeses y chinos, respectivamente son el Holo (o Hoklo), el Hakka, el atayalique, el tsouique o el païwanique. Los idiomas de Formosa son una de las dos grandes familias de lenguas austronesias, el otro está formado por las lenguas malayo-polinesias habladas en Madagascar a la isla de Pascua.
Taiwán representa una academia lingüística inigualable, por su mezcla de idiomas y dialectos. Entre algunos habitantes, otro idioma utilizado en Taiwan es el japonés, debido a la época de su gobierno en la isla.